Crepúsculo (Twilight)****


TÍTULO ORIGINAL Twilight
AÑO
2008 Ver trailer externo
DURACIÓN
122 min.   Trailers/Vídeos
PAÍS
  Sección visual
DIRECTOR Catherine Hardwicke
GUIÓN Melissa Rosenberg (Historia: Stephenie Meyer)
MÚSICA Carter Burwell
FOTOGRAFÍA Elliot Davis
REPARTO Kristen Stewart, Robert Pattinson, Billy Burke, Peter Facinelli, Elizabeth Reaser, Nikki Reed, Ashley Greene, Jackson Rathbone, Kellan Lutz, Cam Gigandet, Edi Gathegi, Rachelle Lefevre, Anna Kendrick, Taylor Lautner
PRODUCTORA Summit Entertainment
WEB OFICIAL http://www.crepusculolapelicula.com/
GÉNERO Fantástico. Romance. Thriller | Vampiros. Hombres lobo. Adolescencia
SINOPSIS Historia de amor entre un vampiro y una mujer. Bella Swan (Kristen Stewart) siempre fue una chica muy diferente de sus compañeras del instituto de Phoenix. Cuando su madre se volvió a casar, la mandó a vivir con su padre, a la pequeña y lluviosa ciudad de Forks (Washington), una población sin ningún aliciente para Bella. Pero entonces conoció al misterioso y atractivo Edward Cullen (Robert Pattinson), un joven distinto a los demás. (FILMAFFINITY)
CRÍTICAS —————————————-
Traspasando como pocas el territorio estrictamente cinematográfico, “Twilight” es el último y más potente fenómeno social de la uniforme iconografía de las preadolescentes consumidoras. Inocentes víctimas donde hundir el colmillo, carne blanda anestesiada de belleza y hormonas. La caja registradora de “High School Musical” a la Disney le cayó del cielo, porque el éxito televisivo del instituto bailarín nadie lo esperaba. Pero en este caso la productora Summit Entertainment (interesante sello distribuidor de “Bridge to Terabithia”, “Babel”, “Once”, “Step Up”, “In the Valley Of Elah”, “Michael Clayton”, etc) sabía muy bien lo que hacía, y cuidando los –baratos- detalles ha conseguido armar una -presumible- franquicia con buenos pilares. Legión de fans de los libros de Meyer, y eficaces redes virales, versión marketing a coste cero. Un tema -vampiros jóvenes- en plena época de cine de terror adolescente, y una historia de pasión imposible en tiempos del proselitismo virginal de Hannah Montana & Cía. Y por último la parejita, ellos dos, que dan el tipo: Bella y el bello, la niña mona desganada y el guapo misterioso. Con sus nombres tan chulos. Bella Swann y Edward Cullen. Él es malo, pero está tan bueno que encandila a las niñas, que acostumbradas a la perfección de los Jonas y los Efron descubren aquí la atracción por lo inquietante, la palpitación ante lo prohibido. Y ella soy “yo”, la prota con voz en off pero también la cliente ideal, la que ha pagado la entrada y la que se sabe el libro de pe a Pattinson. La pena, lástima, es que en “Twilight” la mitad del tiempo sólo hay miradas, y cuando empiezan a hablar deseas que nunca hubieran abierto la boca. Es lo que tiene el febril amor de juventud, la devoción incontrolada al guapo de la clase o a la peli de Hardwicke, que para cierta edad está muy bien, que hay miradas del inmortal que matan, pero luego creces, y ya se sabe que la adolescencia es una enfermedad que se cura con la edad. Tranquilas: habrá otros colmillos ante los que caer rendidas. También con nombres sonoros, como George Clooney, Liberty Valance o Louis Vuitton. (Pablo Kurt: FILMAFFINITY)
Anuncios