Amanecer****


George O’Brien y Janet Gaynor
TITULO ORIGINAL Sunrise
AÑO
1927
DURACIÓN
110 min. Trailers/Vídeos
PAÍS
DIRECTOR F.W. Murnau
GUIÓN Carl Mayer
MÚSICA Hugo Riesenfeld
FOTOGRAFÍA Charles Rosher & Karl Struss (B&W)
REPARTO George O’Brien, Janet Gaynor, Margaret Livingston, Bodil Rosing, J. Farrell MacDonald
PRODUCTORA Fox Film Corporation
GÉNERO Y CRÍTICA

1928: 3 Oscar: Mejor calidad artística, Mejor actriz (Janet Gaynor), mejor fotografía / Drama. Romance / SINOPSIS: Un campesino se enamora de una sofisticada mujer de ciudad que está pasando una temporada en el campo. Su obsesión por ella es tal que descuida sus labores, y la gente comienza a darse cuenta. Pero lo peor vendrá cuando la mujer le pide que se deshaga de su esposa, para poder irse con ella a la ciudad. El hombre decide planear todo para cumplir los planes de su amante. (FILMAFFINITY)
—————————————-
Obra cumbre del expresionismo con la que el alemán Murnau -recién llegado a Estados Unidos- realizó toda una invasión de talento y dominio técnico en Hollywood. Una calidad artística pionera e insuperable (un genial crítico de cine americano dijo que “Sunrise” despliega más fantasía en sus movimientos de cámara que una semana de MTV) se pone al servicio de la historia de un triángulo amoroso en el que la infidelidad y la redención se disputan el corazón de un hombre que debe elegir entre dos mujeres. Una historia universal. Sublime como melodrama romántico, lo mismo nos sumerge en la intriga de un crimen pasional que muestra retazos de la comicidad propia de la época. Quedaban sólo dos semanas para que se estrenara en Estados Unidos la primera película del cine sonoro -“El cantor de Jazz” (The Jazz Singer)-, pero Murnau firmó con “Sunrise” un testamento del cine mudo que deslumbró (que todavía hoy deslumbra) por su lirismo, belleza y armonía. Por si fuera poco, se llevó el Oscar más importante del año -mejor calidad artística-, pues el de “Mejor Película”, en esa primera edición denominado “Producción más sobresaliente” (Most Outstanding Production), fue concedido por la Academia a “Wings” por ser la película más popular, con mayor éxito. Con premios o sin ellos, “Amanecer” (precioso título) es pura poesía. (Pablo Kurt: FILMAFFINITY)

F. W. MURNAU
(1888-1931)

F. W. Murnau (de nombre real Friedrich Wilhelm Plumpe) nació el 28 de diciembre de 1888 en Bielefeld, Westfalia (Alemania), en el seno de una familia acomodada de ascendencia sueca.

Estudió Literatura e Historia del Arte en la Universidad de Heidelberg antes de instruirse en teatro y cinematografía junto a Max Reinhardt.
Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, Murnau se unió al combate luchando como piloto aéreo. En el conflicto sufrió un grave accidente aéreo en Suiza.

Con “Der Knabe In Blau” (1919) debutó como director, y con “Nosferatu” (1922), adaptación del “Dracula” de Bram Stoker, el autor germano alcanzó prestigio como cineasta en todo el mundo, reafirmando su autoridad como uno de los directores más influyentes de todos los tiempos gracias a títulos como el citado “Nosferatu” (1922), “El Último” (1924), probablemente su mejor película, o “Fausto” (1926).
Al margen de sus títulos más conocidos, muchas cintas rodadas por Murnau durante los años 20 fueron perdidas y jamás recuperadas.
Otras películas, algunas mutiladas, de este primer período germano que sí pueden ser exhibidas son “La Cabeza De Jano” (1920), “Der Bucklige Und Die Tanzerin” (1920), “Satanás” (1920), “Abend.Natch. Morgen” (1920), “Luz Que Mata” (1921), “Sehnsucht” (1921), “Marizza” (1921), “El Castillo Vogeloed” (1921), “La Tierra En Llamas” (1922), “El Nuevo Fantomas” (1922), “Die Austreibung” (1923), “”Die Finanzen de Grossherzogs” (1923) o “Tartufo” (1926), film basado en la obra de Moliere.

Pieza clave del expresionismo alemán de los años 20, Murnau era un maestro en la puesta en escena, en el empleo de los escenarios y la naturaleza como expresión emocional y lírica, y en el manejo psicológico de unos personajes significados, por lo general, por el fatalismo y la búsqueda en un contexto infausto.

En 1926 aceptó una oferta de la Fox para trabajar en Hollywood. “Amanecer” (1927), otra de sus películas clave, fue su primer título en tierras americanas. Estaba basado en la obra “El viaje a Tilsit” de Hermann Sudermann.

Posteriormente rodó, con menor fortuna, “Los Cuatro Diablos” (1928) y “El Pan Nuestro De Cada Día” (1930).
Junto a Robert Flaherty filmó el conocido título ambientado en la Polinesia, “Tabú” (1931), su última película, ya que el 11 de marzo de 1931 F. W. Murnau falleció a causa de un accidente de coche en Santa Barbara, California. Tenía 42 años.

Anuncios